miércoles, 16 de abril de 2008

PALABRAS EN PRUEBAS




Un hombre tocaba ayer el acordeón en el metro, llevaba unas zapatillas de estar por casa muy elegantes, con escudo y todo, que seguro le servían para estar muy cómodo por el metro. Me gustan las ocaciones en que te sientes tan cómoda como en zapatillas de estar por casa.


No tengo esta sensación todavía al escribir por aquí. Una vez me hice un fotolog para que un hombre se enamorara de mí. Me acabó gustando más el fotolog que él. Ambas historias acabaron a la vez.


Todavía no sé muy bien para que he abierto esto. Bueno, un poco sí, últimamente tengo demasiado pudor a la hora de escribir. Voy a hacer gimnasia en zapatillas de estar por casa por aquí. A ver si consigo pronto agujetas en mi pudor.