jueves, 26 de junio de 2008

ALGO QUE NUNCA HAYAS HECHO ANTES

Leo que estos días Madrid acogerá el próximo Junio el mayor festival de cine erótico del mundo, el FICEB 2008, y entonces me pongo a recordar.

En aquella época éramos tres las que queríamos ser escritoras. Había una pintora y también una maga. Planeábamos cosas para llenar mil vidas y nos reíamos sin parar en días que sin querer se convertían en cumpleaños gitanos que duraban una eternidad. No se nos cansaban las ganas. Éramos como los cinco pies de una gata, no paraban de salir historias y la Latina nuestro barrio, nos ofrecía la vida de muchos personajes. Hicimos un libro de cuentos ilustrados de verdad y nos fuímos a vivir a una isla del caribe de mentira. Escribimos un mundo ficticio que se convertía en realidad en cuanto nos despistábamos.

Queríamos ser las Bloomsbury de la Latina. También nos denominamos las Pacas “Se trataba de la amistad y de buscar la verdad. Me gustaba ese ambiente y también las cosas de las que se hablaban”.

Y llegó uno de los múltiples juegos. Cada una tenía que buscar una actividad para hacer juntas que nunca ninguna hubiera hecho con anterioridad.
La primera la organizó la escritora 1, teníamos que ir a su casa un domingo invernal a las ocho. Allí nos tomaríamos unas cervezas y después haríamos algo que nunca habíamos hecho antes. Y llegó el FOLLARTOUR.

Es difícil meter entre palabras lo que nos reímos aquella noche, lo cutre que nos pareció todo y lo fuera de contexto que estábamos. Como novicias de comic moderno, entre risas, pudor y complicidad cruzamos la cortina roja.
Éramos las únicas chicas que íbamos solas y en cuanto llegamos nos hicieron la ola... parecía que nos habían pegado con superglue a las cinco, mientras no parábamos quietas mirándolo todo. Poco que destacar la verdad.
Todo era absolutamente cutre...La discoteca para la ocasión estaba dividida en apartados. Un lugar para el sado, un cuarto oscuro, atención una cortina enorme negra de donde salían unas manos para pajear al personal... ay el personal...estaba allí hasta el último desecho de Madrid, todos los que faltaban en esas salas casi en extinción llamadas X y que se han quedado para encuentros homosexuales con olor a desinfectante.
Había una habitación con un negraco como un toro que se ofrecía a cualquier mujer que le quisiera disfrutar. Nosotras vimos a una gorda con tres tetas del mismo tamaño (los pechos y la barriga tenían la misma forma) espatarrada en una mesa de cocina mientras vomitaba gemidos hirvientes y un poco falsos.
De banda sonora los sigue sigue SPUTNIK, con su punk desinflado para apagar a un público ya de por si gris y con la mirada torcida.. Entre los asistentes también mucho siniestro y alguna pareja venida de Marina DÓr para la ocasión.
Y llegó el porno en vivo en unos cuadrilateros irregulares, montados de manera chabacana y sin delicadeza. Unas diez personas se pusieron a follar en directo de manera descompasada y con posturas imposibles. De aquella escena recuerdo unos zapatos de serpiente espantosos que se topaban con unas puntas infinitas en el suelo cuando el cuerpo al que pertenecían se ponía en movimiento para enseñarnos un culo flácido y con celulitis... Hay hombres que también tienen celulitis lo descubrí en el FOLLARTOUR. Había también dos negritas espectaculares que daban lástima con su belleza desnuda en medio de aquel circo de barriada y zombies desnudos. Siempre se quedaba solita en una esquina la más feíta que se masturbaba de manera lacónica haciéndonos pensar que después del orgasmo le llegaría el suicidio. Y mientras mogollón de tipos alrededor que se rozaban e intentaban besarnos en cuanto nos despistábamos. Aquello fue una guerra campal.


La conclusión de todo aquello, pues que las mujeres necesitamos otro porno un poco más estético. Bibi toma nota para el ministerio. Qué si vas sola a esos sitios no te dejan en paz y piensan que eres un producto más de la feria carnal, y lo más importante... que bien me lo paso con mis amigas.

Hicimos más cosas que no habiamos hecho nunca...pero no lo voy a contar todo.