martes, 17 de junio de 2008

LA SINTONÍA DE LA FELICIDAD


Jack Vettriano, Dance Me to the End of Love

5O AÑOS DE BOSSA NOVA


Fernando Duarte da Silva

Todo comenzó en 1958 y sucedió en un minuto y 59 segundos. El tiempo de duración de Chega de saudade, de Joao Gilberto, la canción fundamental de la bossa nova que cambiaría para siempre la música popular brasileña. "La bossa nova es lo más parecido que hay a una sintonía de la felicidad; y su historia es también la historia de una felicidad.
Un ritmo sincopado comienza escucharse en Copacabana e Ipanema. Para los clásicos, parece no tener sentido esa música desentonada acompañada de voces suaves. Para otros, se trata de una revolución de la música brasileña, propia de una generación de músicos prodigiosos.
Conviene recordar que esas inquietudes musicales se manifestaban en un momento muy particular de la historia brasileña, cuando el presidente Juscelino Kubitschek imponía un clima de euforia nacionalista al tiempo que impulsaba el desarrollo y la modernización del país. Fue el mismo Kubitschek quien, junto con los arquitectos Lúcio Costa y Oscar Niemeyer levantó la ciudad de Brasilia en cuatro años, para instalar la nueva Capital.

Silenciosamete - lo que es un contrasentido, tratándose de música - la bossa nova se instaló en el oído interno de gente de todas partes y ya había quienes reproducían su batida de guitarra, la suavidad de la batería y su manera de cantar como si aquello hubiera existido siempre.

Si yo fuera música sería Bossa Nova. La bossa nova es una historia sin punto final.