miércoles, 5 de noviembre de 2008

SUMA, SUEÑO, SALTO Y SUPRIMIDO

Ocurrió por primera vez en la estación de Atocha, en la sección de plantones mundiales. Justo entre el lateral derecho y el izquierdo, es decir, en el centro. Es buena la visualización exacta de las humillaciones. En aquel lugar se acogió a la preciosa profesión del abandono. En ese preciso instante sus ojos se radicalizaron y adquirieron un tono verde rana radiactiva. Todo aquello le provocó fama mundial, infinitos simpatizantes y posibilidades para desafiar el infortunio de las tempestades. Tal fue su éxito que pronto los periódicos se llenaron de ofertas de empleo para su nuevo trabajo:
SECCIÓN: MÓNTATE TU PELÍCULA
SE BUSCA LINCENCIADA EN IMAGINACIÓN, ESPECIALIZADA EN EL ARTE DE LA ENSOÑACIÓN. SE VALORARÁ EL POCO O NULO SENTIDO DEL RIDÍCULO.
Se volvió rica. Dicen que cuando le daba la gana, profundizaba en la elevación del pensamiento. Siempre a la altura de todos sus pájaros, que nunca volvieron a montarse en ningún AVE.