martes, 23 de diciembre de 2008

¿ADÓNDE VAMOS?

Me llega el desaliento cuando pienso que nunca podré aplacar todas las ganas que tengo. En todos estos años he aprendido y me han enseñado algunas cosas, pero todavía no me siento ni desechable, ni irreversible.

Oscilo; a veces el mundo se escapa de mí, otras soy la primera que abraza cualquier tipo de extravagancia de sus moradores