martes, 9 de diciembre de 2008

EL AMOR ES CASI SIEMPRE INVERSAMENTE PROPORCIONAL

Ya debía haberle regalado unos quince bolsos.Cuando sacó la tarjeta de crédito supo que sería el último. Lo que quedaba entre ellos no rellenaba ni el espacio de su firma en el resguardo. No había ni un pequeño hueco para el amor en sus vidas aniquiladas por la sociedad del bienestar. Estaban por fin...CONSUMIDOS.