martes, 2 de diciembre de 2008

SENTIMIENTO

Ilustración: Roberson(gracias Simó)
Dentro existían unos brazos y una voz. Fuera el silencio. En la mañana había un significado; en la tarde un callado sentimiento. En la noche nadie contaba. En el sentimiento, atrapada una caricia. En el descanso existía la acumulación. La acumulación llevaba a la nostalgia. La nostalgia abofeteaba el reconocimiento. En el reconocimiento, completamente equivocado, existía un pellizco. Todas las posiciones eran válidas, al mismo tiempo, también erróneas.
Y mientras, vivíamos...