domingo, 31 de agosto de 2008

GUSTOS



Me gustan los colorines y los mundos de coloretes.
Las cortinas de cuentas y los hombres que se desnudan detrás de ellas.
El olor de las flores verdaderas y la textura de las que son de mentira.
Me apasiona lo que no se ve pero se percibe.

sábado, 30 de agosto de 2008

JACK VETTRIANO Y MIS ESTADOS DE ANIMO

In thoughts of you
Esta es la imágen que he visto nada más abrir los ojos durante todo lo que llevamos de año.

Only the deepest- Red II

Hoy la he cambiado por esta otra. Me gusta mucho más

viernes, 29 de agosto de 2008

LA AGONÍA DE NO SER



Todo pasó porque yo quería ser musa.
Y baja la ternura,
me pregunta por tus caricias.
Todo pasó porque yo quería ser musa.
Una vez me dijiste
en la estrechez de un pasillo
que tenía las piernas lacerantes.
Todo pasó porque yo quería ser musa.
Acabé contigo en la cama,
con las piernas entrelazadas,
a veces también abiertas.
Todo pasó porque yo quería ser musa.
No busqué en el diccionario
qué significa lacerantes.
No ser musa escuece.

miércoles, 27 de agosto de 2008

MI ABUELA IRENE

Mi abuela Irene este verano se iba a morir, pero resulta que no le ha dado la gana.
En ocasiones me da la sensación que se ha caído de un poema de Lorca. Nunca he visto a nadie tan diferente a todo como ella. De niña me quedaba horas y horas viendo como se movía. Lo que más me gustaba del mundo era ver como plegaba ropa, lo hacía de una manera tan preciosa que parecía que doblaba flores. Lo que más me flipaba era su apasionamiento hacia cualquier tontería, el caso es que al final las cosas salían como ella quería...ven vamos a la cámara decía cuando no le llegaba ni al ombligo...llegábamos a las orzas para sacar chorizos y parecía que estaba sacando lingotes de oro...y así con todo...
Cuando mi abuelo se iba por las mañanas de madrugada a sacar a las ovejas, a veces ella venía y se acostaba en mi cama. Me encantaba su olor. Cuando se lo decía, sonreía y me enseñaba su escote…¿ves? Son las ramitas de espliego que me trae tu abuelo del monte. Entonces pensaba que Irene significaba aire limpio.
Por una tragedia familiar me quedé de nieta primera, por otra tragedia viví el primer año de mi vida con mis abuelos. Por acumulación de episodios tristes durante los ocho primeros años de mi vida no me dejaron pisar la calle si no era para ir al cole. Del cole a casa y de casa al cole. Mi timídez se hizo gigante entre cuatro paredes. Solía leer sin parar. Cada semana mi madre me compraba un libro de cuentos escogidos. Leía e inventaba mis propios cuentos que eran malas copias rositizadas . Tengo varios todavía guardados, era una plagiadora con poco arte y muchas intenciones. Si leía el patito feo, al día siguiente escribía La ovejita Rosa. Del príncipe valiente llegó La princesa cagona y así una serie de sucedáneos que me recuerdan que desde mi más tierna infancia soy una cursi redoblada y sin posible extinción. Como mis padres no tenían nunca vacaciones porque se quedaban a trabajar en Madrid, comenzamos a ir al pueblo los veranos.
Mis hermanos pequeños enseguida se hicieron amigos. Yo no. La gente me intimidaba y no quería salir de casa de los abuelos. Mi abuela con un genio infinitamente más grande que ella, se enfadaba conmigo y me decía que tenía que salir a jugar a la calle. Pero yo no sabía jugar y me daban miedo los niños. Entonces mi abuela se inventó una estrategia para que saliera y no me pasara el día leyendo en casa. Todas las niñas del pueblo cuando se levantaban por la mañana iban a buscar el pan. Como el pueblo era muy pequeño no había horno y el pan venía en una furgoneta desde otro pueblo más grande. Mi abuela estuvo cosiendo cinco días seguidos una bolsa preciosísima de pan..estoy absolutamente convencida de que si hubiera habido una tienda de chinos en el pueblo le hubiera puesto hasta luces para que las demás niñas se fijaran en mí. Y cuando terminó me dijo. A partir de ahora vas a ir a por el pan todos los días. Aquello me pareció terrorífico.
El primer día llegué, me senté con la bolsa de pan a un lado y esperé en el banco, roja como un pimiento. Enseguida empezaron a venir todas las niñas del pueblo. Una tras otra empezó a hablar conmigo para comentar lo bonita que era mi bolsa. Fue fácil hacer amigas con la excusa de la bolsa de pan que había cosido mi abuela. Cuando volví con el pan, mi abuela me estaba esperando …¿ Qué tal? - me dijo Bien, mañana hemos quedado para ver quién adivina a que hora viene la furgoneta del pan. Sonrió y se dio media vuelta. Desde aquél momento mi abuela creó un animal social en mí. Muchas veces cuando estoy rodeada de gente todavía me acuerdo de la bolsa mágica de pan y de mi abuela.
Hoy a mediodía he visto a mi abuela, estaba dormidita y he pasado a su habitación a darle un beso. No se va a morir, no. Es todavía preciosa y se sigue moviendo con la elegancia de una gacela pequeñita. Su sonrisa es maravillosa, de una dulzura espectacular y sus ojos grises todavía me emocionan. Aunque casi no habla porque hace años tuvo un infarto cerebral, cuando me ve pronuncia claramente: LA CHICA, mientras me besa las manos y deja sus ganas de vivir prendidas en mis dedos.

INDISCUTIBLE TAMAÑO


Hace sesenta y cinco años, Alfred Kinsey decretó que las longitudes fálicas entre doce y dieciocho centímetros se consideraban dentro de los parámetros de "normalidad". Desde entonces, esas medidas han regido las vidas de los hombres y de la interminable lista de correos no deseados de alargamiento de pene que me llegan todas las mañanas...bufff, buff

martes, 26 de agosto de 2008

RABIOSA NORMALIDAD



El día que me abandonó Manuela me puse bien triste. Aquella noche con dos somníferos en el estómago no pude encontrar ningún sueño. Ni una lágrima descubrí en mis ojos. No obstante mi vejiga estaba llena cada media hora y me entretuve toda la noche con mis paseos cortos y mis pises largos. Conté diez micciones. A la noche siguiente, ocurrió lo mismo. Cada noche iba más veces.
En aquellos días me dio por pensar que como estaba muy deprimido y no podía llorar mi organismo canalizaba mis lágrimas en pis. Era como mearme en la tristeza que me había alquilado Manuela a traición. Cada día más larga, más grande y más líquida. Removía los recuerdos mal apagados que no se extinguían con mi orina.
Hipocondríaco que soy de naturaleza, comencé a pensar que algo funcionaba mal en mis riñones. Así que comencé un largo calvario de médicos y pruebas que se formalizó en una exhaustiva itv de mi cuerpo. Después de visitar a varios urólogos, hacerme diversos análisis de orina y exponer de manera lacónica todos mis síntomas, logré que uno de ellos me mandara hacerme una ecografía de vejiga y de riñones. En esos días de patética resistencia vital aquello fue un absoluto acontecimiento.
Aquella mañana me levanté tan nervioso como el que va a recoger los resultados positivos del VIH. Cuanto más se aproximaba la hora más pinchazos sentía en el estómago, más ganas de orinar tenía y con más insistencia pensaba que mi enfermedad acabaría conmigo por completo. Cuando llegó la hora de la ecografía mi vejiga estaba a punto de estallar, entré en la sala y mi verborrea me traicionó veloz. No dejé de hacer insustanciales preguntas que dibujaban de manera absolutamente certera mi neurosis. Como no paraba de hablar, cuando el médico me decía que respirara, no lo hacía bien y el hombre tenía que volver a empezar el proceso. Se empezaba a enfadar. Media hora tardó, cuando lo normal no supera los diez minutos. Si hubiera podido me hubiera dado una buena torta, o un capón o una patada en el culo.
Ya en la sala de espera casi me desmayo esperando los resultados. Cuando salieron a darme el sobre, algo debieron comentar sobre mí, porque el ATS me lanzó el sobre a la cara con un gesto de desprecio tal que me hizo hasta daño.
En negrita ponía que mi ecografía destacaba por su rabiosa normalidad. Cabizbajo y ya sin motivos para enfermedades regresé a casa.
En mi terraza, me dio por mear en una de las pocas cosas que Manuela no se había llevado, una maceta con tierra seca. Aquella noche dormí mejor, del tirón. Por la mañana salí a fumarme fuera el primer cigarro. Milagrosamente el tallo de un geranio comenzaba a vivir en la maceta muerta del día anterior. Comencé a llorar desconsoladamente, al tiempo que sonreía. Me estaba curando y había mucha vida dentro de mí y mi orina.




lunes, 25 de agosto de 2008

SI TE GUSTAN MIS POEMAS, DÉJALOS...



Si te gustan mis poemas,
déjalos caminar en el atardecer,
un poco detrás de tí
entonces la gente dirá
“A lo largo de esta senda
vi pasar a una princesa
en ruta a encontrarse
con su amante
(era hacia el anochecer)
con sirvientes altos e ignorantes.”
E.E.CUMMINGS

viernes, 22 de agosto de 2008

ANUNCIO POR PALABRAS






Caían los sueños con la misma facilidad que las horquillas, la tristeza crecía como el pelo y el espejo no pulía las arrugas.

"Academia de Cabronas" ponía el anuncio. Imprescindible alguna cicatriz. Se valorará el rencor.

Tiró el móvil a la basura, recortó la dirección y en ese preciso instante dejó de sentirse TELEPUTA.

jueves, 21 de agosto de 2008

MONÓLOGO


El otro día descubrí que tengo un vecino que está buenísimo. Y, cuando lo vi, pensé lo mismo que cuando te encuentras un calcetín suelto en la lavadora:"Seguro que su pareja tiene que estar en alguna parte".
Sí, porque sólo hay una etapa en la vida de una chica en la que sabe que todos los tíos que la rodean están disponibles: la guardería.. A partir de ese momento, hay que aprender a detectar si un tío tiene pareja o no.
Yo creo que para no meter la pata, las personas deberían llevar un cartelito delante... bueno, y por si lo único que le ves es el culo, otro detrás... como las matrículas de los coches: "Alejandro Sanz: casado"; "Príncipe de Asturias: buscando"; "Conde Lequio... vehículo longo".
Pero como no lo llevan, una tiene que estar atenta a las pistas. Por ejemplo: la máquina de condones de una discoteca. Si el tío va decidido, mete la pasta, aprieta el botón, ¡zas, zum! y saca el condón; está claro, tiene pareja. Bueno, tiene pareja o tiene más moral que el ginecólogo de la Nancy. Sin embargo, sabes que no tiene pareja si el tío saca la moneda... mira la máquina... mira a una tía buena... se mira a sí mismo, mira la moneda... y se va a la barra y se pide una copa.Otra forma de saber si un tío tiene pareja es si lleva el polo con esas marquitas de recién comprado. Yo creo que los tíos deben de pensar: "Total, como nunca va a estar bien planchado como hoy". Bueno, y si además lleva el cuello levantado, ni tiene pareja, ni amigos ni nadie que le diga: "Bájate eso, anda".
Otro dato que parece muy claro: si lleva anillo, tiene pareja. y si no, no. Pero, cuidado: hay que fijarse bien, porque puede que no lleve anillo, pero que lleve la marca del sol en el dedo y, en ese caso, no sólo tiene pareja sino que el muy cabrón está intentando ocultarlo. Aunque hay algunos que tienen salida para todo. Yo una vez pillé a uno de estos y le dije:- Oye, ¿y esa marquita que tienes en el dedo?- Pues... esto... Es que soy campeón del mundo de yoyó.
Bueno, y ya hilando fino: si un tío lleva mechas rubias tiene pareja... y además es peluquera... La pareja... ¡Ella! Ahora, donde está más claro quién tiene pareja y quién no, es en un partido de solteros contra casados: los casados son los que sudan, jadean y se lesionan. Y los solteros son... los que ganan.
Y luego hay una forma de averiguar si alguien tiene pareja que vale tanto para hombres como para mujeres: el cine. Si un tío ha visto El diario de Bridget Jones es que tiene pareja. igual que si una tía ha visto todas las de Rambo. Bueno, y si además la chica distingue entre la uno y la tres, la relación es muuuuy estable.
Sí, porque también hay pistas que revelan si nosotras estamos libres.. Lo que pasa es que los tíos no se fijan. Por ejemplo: si una tía tiene un coche grande, es que no tiene pareja... Si la tuviera, el coche grande lo tendría él. O, por ejemplo: en una despedida de soltera, se sabe que la chica tiene pareja, si es la que lleva la picha en la cabeza.¡Si es que no se dan cuenta! Y ahora voy a revelar un secreto.
El dato definitivo para saber si una chica tiene pareja: cuando una mujer lleva las ingles depiladas... es que tiene pareja... Sí, porque cuando no tienes expectativas de sexo, pues... te vas dejando estar... ¿Cómo diría yo? Te... asilvestras. Vas por ahí... como un tejón.. Así que, si os da vergüenza preguntarle a una chica si tiene novio, basta con que le preguntéis: -Oye, ¿tú llevas las ingles depiladas?
El caso es que yo empecé a investigar a mi vecino para tratar de adivinar Si tenía o no pareja. La semana pasada, sin ir más lejos, me lo encontré en la panadería por casualidad... Sí, dio la casualidad de que después de esperarlo dos horas, apareció por allí. Y pensé: "Voy a fijarme a ver qué pide". Porque según lo que un hombre pide en la panadería, se puede saber si vive con alguien. Si pide sólo media barra, es que no tiene pareja. Si pide dos barras es que sí tiene pareja. Y ya si pide una hogaza, es que tiene pareja, dos niños, y viene la suegra a comer. Bueno, eso, o es que cría gallinas. Total, que al final, va el tío y dice:- Me da... un paquete de pan Bimbo.
Eso me desarmó. ¿Pan Bimbo? ¿Y esto qué significa, que es el fresco del barrio?Es que no hay nada tan ambiguo como el pan Bimbo. Porque puede estar tan soltero que se alimenta de sándwiches, o tan casado que tiene que preparar la merienda de los niños. ¡O que tiene las gallinas más pijas del mundo! Y, claro, para salir de dudas, tuve que seguirlo hasta el quiosco, a ver qué pedía allí. Y veo que coge el Muy Interesante. "Especial: Cómo clonar un mejillón".¡Vale, eso es que no tiene pareja! Sí, porque si eso le parece muy interesante, su vida tiene que ser un asco. Pero cuando ya estaba a punto de atacarle, suelta: -Y el coleccionable de punto de cruz.
Ahí me hizo dudar... Pero como tenía tantas ganas de que estuviera soltero, me engañé a mí misma. Bueno... eso no significa que esté casado, la costura es un hobby como otro cualquiera: Vittorio y Lucchino también se comprarían esta revista, y no están casados...
Y, por fin, el sábado por la noche, estaba yo de fiesta y de repente, ¡chas!, lo veo. En medio de la pista, bailando con una chica.. Y dije: "¡Bieeen! Ya está: no tiene pareja". sí, porque hay una regla inquebrantable de la naturaleza: un hombre sólo baila con una chica hasta que se la liga. Después se le van las ganas.Pero lo que me convenció de que estaba libre es que no tenía un gramo de grasa. Y es que los hombres tienen una manía: que en cuanto tienen pareja, se dejan barriga. Y éste tenía unos abdominales que se podía rallar queso encima. Así que me dije: "Venga. Llevo toda la semana recopilando información sobre él. Sé lo bastante como para ligármelo". Total, que me acerqué.-¡Hola!Y él: -Hola... Oye, me suena tu cara. ¿No te he visto antes por aquí?-¿Por aquí? Me extraña... porque yo los sábados... no suelo salir... Para mí, un sábado ideal es quedarme en casa haciendo punto de cruz, comiendo pan Bimbo y cuidando a mis gallinasY a lo mejor no se lo creen, pero me lo ligué. Y fue maravilloso, los dos juntos éramos una fuerza de la naturaleza: él, desnudo, con su terso estómago de hombre libre, y yo silvestre... como un tejón.
EL CLUB DE LA COMEDIA CONTRAATACA, 2002

martes, 19 de agosto de 2008

DIEZ COSAS QUE HE APRENDIDO ESTAS VACACIONES





1.- Cuando tengas que coger un avión de madrugada, nunca salgas el día anterior. Tienes todas las papeletas para perderlo.

2.-Que te echen de un hotel es fácil si sabes como.

3.-Alquilar un coche y no encontrarlo durante cuatro días no es misión imposible.

4.-Si te inventas un forfait playa, entras gratis en todos los bares.

5.- Si te caes por las escaleras de un bar delante de todo el mundo, entras gratis y te invitan a una copa, además te aplauden.

6.- Ser una homeless no es fácil, pero es divertido.

7.-El mundo de las pensiones no es glamouroso, pero si fascinante. Haces amigos y enemigos.

8.-Con la vieja fabrica el mundo es más esponjoso.

9.-Siempre falta algún bar, sobre todo si no tienes donde dormir.

10.-La vuelta a la realidad cada vez es más dura.

miércoles, 13 de agosto de 2008

NECESARIA Y CONTINGENTE



Pues resulta que este verano iba a estar a estar triste pero se me ha ido olvidando. Demasiadas risas y actividades que no pesan me están poniendo muy contenta.
Esta noche he soñado con esta película, yo era uno de los personajes. El caso es que yo y mis circunstancias y mis proyectos estaban dentro de la peli. No voy a contar lo que pasaba pero me he levantado de muy buen humor. Esta mañana he llegado risueña a la oficina y con una de mis frases preferidas prendida en los labios: LA VIDA SIEMPRE SORPRENDE.
El argumento de la peli para quien no la haya visto es el siguiente:
SINOPSIS: Teodoro es un joven ingeniero español que trabaja como profesor en la Universidad de Oklahoma y regresa a España para disfrutar de un año sabático. Descubre al llegar que Jimmy, su padre, ha matado a su madre. Para compensarle la pérdida y para poder realizar viajes de placer juntos, Jimmy le ha comprado una moto con sidecar a Teodoro. Padre e hijo llegan a un remoto pueblo de la montaña. El pueblo parece vacío pero en realidad es que todos los vecinos, menos el negro Ngé Ndomo, están en misa, como cada día del año. El cura se da tal maña con la liturgia que no hay fiel que quiera perderse el espectáculo. Jimmy y Teodoro van descubriendo las peculiaridades de pueblo y de sus habitantes y tienen ocasión de participar en las elecciones generales que se celebran cada año en las que se eligen, por rigurosa votación, los cargos de alcalde, cura, maestro, puta, marimacho en período de prueba y seis adúlteras. Además de sus extraños habitantes el pueblo está ahora repleto de visitantes: un grupo de estudiantes de la Universidad norteamericana de Eaton, unos meteorólogos belgas, un grupo de disidentes de los Coros del Ejército Ruso, invasores camuflados del pueblo de arriba... (FILMAFFINITY)
Surrealista y divertidísima película, "Amanece" es necesaria y contingente, que no es poco.
Uno de mis diálogos preferidos de la peli:
-Le dije a usted, cuando me pidió permiso para ejercer de escritor en el pueblo, que era mejor que hiciese lo que hacen los otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien. [...] Y ahora me dicen que ha escrito usted "Luz de agosto", la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! [...] ¿es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?
- Yo he pensado que también me interesaría ser intelectual, como no tengo nada que perder.
Pues eso unos días voy andando y siempre huelo bien y este agosto tiene mucha luz. Parece que no tengo nada que perder,que no es poco.

martes, 12 de agosto de 2008

PASOS NEVADOS



Acabo de recordar que era el juego favorito de Lisa. Después de una gran nevada, íbamos a un patio con algunos amigos. La nieve formaba una capa compacta, virgen. Bertha era la encargada. Nos cogía de las manos mientras giraba sobre sus talones, dábamos vueltas alrededor de ella sin tocar el suelo con los pies. Entonces nos soltaba y cada uno caía con una postura distinta en la nieve. Teníamos que quedarnos en la posición en la que nos habíamos caído. Cuando todos estábamos así, tirados en la nieve fresca, empezaba la parte más bonita del juego. Había que levantarse cuidadosamente, para no estropear la huella de la nieve. Las comparábamos. Por supuesto todos habíamos intentado caer en la postura más inverosímil, con los brazos y las piernas por todos lados. Entonces, nos íbamos y allí se quedaban las marcas blancas de esas flores y los tallos eran nuestros pasos.

(última página)The favorite game (1963), de Leonard Cohen (Montreal, 1934).

lunes, 11 de agosto de 2008

LA POESÍA JUGANDO CONMIGO


Jugar la vida sin perder la ilusión. Fracasar sin sentirme mediocre. Soñar sin estar dormida. Decir lo que siento sin que me tomen por loca. Hacer el amor sin que me quede nada dentro.

Jugar la vida sin que se quede nada dentro. Fracasar sin perder la ilusión. Soñar sin sentirme mediocre. Decir lo que siento sin estar dormida. Hacer el amor sin que me tomen por loca.

Jugar la vida sin que me tomen por loca. Fracasar sin que se quede nada dentro. Soñar sin perder ilusión. Decir lo que siento sin sentirme mediocre. Hacer el amor sin estar dormida.

Jugar la vida sin estar dormida. Fracasar sin que me tomen por loca. Soñar sin que se quede nada dentro. Decir lo que siento sin perder la ilusión. Hacer el amor sin sentirme mediocre.

Jugar la vida sin sentirme mediocre. Fracasar sin estar dormida. Soñar sin que me tomen por loca. Decir lo que siento sin que se quede nada dentro. Hacer el amor sin perder ilusión.

viernes, 8 de agosto de 2008

SON PRECIOSOS NUESTROS BESOS



He vuelto a encontrarme con él, me ha traído a una azotea que parece el arca de Noé, todos los pájaros vienen a mostrarnos su vuelo. Quieren que lo intentemos o cagarse en nosotros -le digo- mientras me aparta el pelo de la cara y yo paso el dedo juguetón por sus costillas. El fino colchón improvisado derrama todo el deseo. Hay alguien en aquel rincón que nos observa -dice- mientras sonreímos y no pesan nuestros cuerpos desnudos.
Una abeja vuela alrededor de las macetas y pequeñas semillas con diminutos paracaídas pasan delante de nosotros, llevadas por el viento hasta las calles de su ciudad, hasta la arena de su espalda desnuda en este lugar donde no hay estrellas ni lunas, y no es ni mi ciudad ni la suya. Me acerco y me acuesto a su lado. No tengo frío. La abeja se ha ido. Se gira y me abraza. Cierro los ojos y juego a que el tiempo no existe. Ha vuelto la abeja pero los dos dormimos.

Sueño con faros estériles en noches oscuras de mi pasado mientras él lo hace con estaciones vacías en campos de matojos, con vías abandonadas que atraviesan todo su miedo. Nos miramos y florecen amapolas.
En una pared de vuelta a casa alguien ha escrito:
“La suma de todo es nada”
Por la noche antes de volver a buscarle, vuelvo y añado:
“No somos nada pero la suma de todo eres tú.”

jueves, 7 de agosto de 2008

ZAPATOS




Siempre que mantenían relaciones ninguno de los dos se quitaba los zapatos.
Fue un acuerdo tácito, amable, sin pactos. Un deseo rápido, sin compromiso y con la esperanza e ilusión de salir corriendo en busca de algo mejor. Estaban en una estación de paso esperando lo definitivo y perfecto.
Se miraban, sonreían, se acariciaban, disfrutaban y seguían sus vidas. Sin quitarse los zapatos para no perder tiempo, no fuera a ser que se escapara alguna palabra de más, algún movimiento de menos.
Empezaron a acumular instantes en los que se sintieron cómodos, en los que quizá algún anhelo quedó prendido tras un gemido relleno de placer.
Aquella tarde fue diferente a todas: no era primavera, los amantes no domesticaban mariposas en el estómago, no bailaban su canción, pero algo disminuyó el ansia de huir.
Ella balanceó con cadencia sus sandalias por si caían. El aflojó los cordones con más intensidad que en otras ocasiones.
Se miraron y comprendieron. El silencio mató la decisión.
La cobardía gimió ahogando el momento, mientras ella se apresuraba a sujetar la sandalia a la planta del pie, al tiempo que el ataba los cordones de sus zapatos. Le dio miedo tropezar.
La complicidad desvalida pero tranquila y cierta de sus encuentros quedó grabada en sus memorias para siempre.
No se volvieron a ver.
No encontraron algo mejor.

miércoles, 6 de agosto de 2008

CONTEMPOPRANEOS

Para Julio


LA TEORÍA DE LOS OMBLIGOS



No cazo mariposas, las colecciono, pero tienen que ser de mentira. A veces me proponen hacer cosas. Sólo tengo que desear que alguien me invite, para que no lo haga. Es fácil pasar así el día, coleccionando mariposas que no puedo cazar con la mano. Es entretenido desaparecer de las obligaciones, descansar en minutos rellenos de ficciones, y juntar toda esa ficción, para ver si siento algo parecido a lo que siente esa mujer indiferente a todo, que no me puedo inventar y que no soy yo. No sé por qué abandoné a Samuel, no entiendo por qué no lograba reírme nunca con él. Hace ya cinco meses que no existe en mi vida.
Estoy sentada aburriéndome todos los cigarros con Andrés y su michelín digerido relleno de vulgaridad. La soledad es un muro de contención, un dique de palabras que no se dicen. Tengo tantas ganas de que me guste que cuando le beso, me imagino que es otra persona. No le soporto cuando dice que el servicio sudamericano es lo peor. Come compulsivamente aceitunas sin dejar ninguna para mí. .
- Si me aburro soy peligrosa, ten cuidado – le digo con tono amenazador
Es un mentiroso exquisito cuando me dice con voz preocupada: ¿Qué te pasa?
- Vamos a mi casa – me dice. Sonríe un poco. Bésame.
Y mi sonrisa queda fuera de cobertura. Es difícil la época de la contingencia. No tiene cuello. Muerdo, muerdo, muerdo. Los mordiscos son besos con falta de educación para hombres que no saben disfrutar del servicio sudamericano y te llevan directamente a la mierda.
Colecciono mariposas de mentira y gusanos de verdad.

martes, 5 de agosto de 2008

ROSA ALIAGA










ROSA


(Del lat. rosa).
1. f. Flor del rosal, notable por su belleza, la suavidad de su fragancia y su color, generalmente encarnado poco subido. Tiene espinas. Con el cultivo se consigue aumentar el número de sus pétalos y dar variedad a sus colores. Suele llevar el mismo calificativo de la planta que la produce.



ALIAGA


Planta espinosa de flores amarillas y tempranas. Se utilizaba para pastos y también como combustible.


Es fácil que alguien se fije en una rosa pero.... ¿quién va a fijarse en una aliaga? Aferrada con fueza al suelo, tratando de no dejar de existir. Las afiladas espinas que le sirven de hojas tratan de protegerla del áspero medio ambiente que le rodea, pero sobre todo de si misma...


Y unos días me siento Rosa y otros Aliaga....

lunes, 4 de agosto de 2008

TRILCE: EL LUGAR QUE YO ME SÉ



TRILCE
Hay un lugar que yo me sé en este mundo, nada menos, adonde nunca llegaremos.
Donde, aún sin nuestro pie llegase a dar por un instante será, en verdad, como no estarse.
Es ese un sitio que se ve a cada rato en esta vida, andando, andando de uno en fila.
Más acá de mí mismo y de mi par de yemas, lo he entrevisto siempre lejos de los destinos.
Ya podéis iros a pie o a puro sentimiento en pelo, que a él no arriban ni los sellos.
El horizonte color té se muere por colonizarle para su gran Cualquieraparte.
Mas el lugar que yo me sé, en este mundo, nada menos, hombreado va con los reversos.
-Cerrad aquella puerta que está entreabierta en las entrañas de ese espejo. -¿Esta? - No; su hermana.
-No se puede cerrar. No se puede llegar nunca a aquel sitio -do van en rama los pestillos.
Tal es el lugar que yo me sé.
CESAR VALLEJO

viernes, 1 de agosto de 2008

PARÍS

Recuerdo que en la casona, aquella casona que funcionaba como un cuerpo místico, todo se revistió de dulzura. Romualdo el congoleño alzaba levemente su rostro lleno de cicatrices a nuestro paso y sonreía con una candidez suprema. Remedios el tuerto nos ofrecía, hacendoso, femenino y protector, manjares cocinados con miel y curry, cacerolas cubiertas con papel de plata que él y yo engulliamos en las largas veladas de la buhardilla de la plaza de la Bolsa. Buenaventura y Poncho nos hablaban con delicadeza nueva, como si estuviesemos enfermos, como si nuestras manos unidas prefigurasen un tumor maligno, doloroso, pero sumamente encantador, al fin y al cabo.
Cuando entrábamos en el gran salón, los murmullos se atenuaban hasta dessaparecer y todos se ponían de acuerdo en modular una conversación placentera, bondadosa. Las putas empezaron a sonreirme y hasta Sebastián, el joven travesti venezolano, se empeñó en que le leyese los poemas que había escrito algunas noches madrileñas de doloroso insomnio.
Supongo que nuestra repentina felicidad prefiguraba a sus ojos una especie de cuento de hadas imposible. Los enamorados y los recién nacidos tienen la virtud de despertar en quien los contempla, sean mendigos, putas, asesinos o emplazados, una candidez tan infantil, una esperanza tan vana. Todos parecen decirse: "Si esto puede ocurrir es que es todo posible. Si todo es posible quizás haya aún esperanza para mí".
Nuestro enamoramiento parecía haber arrastrado con su fuerza a todos los que nos rodeaban. Aquel gran edificio ruinoso, lleno de gente variopinta, e incluso extraña, cobró vida, y entraba por fin esa luz de la que tanto me habían hablado que tiene esta ciudad. París mismo creo que se había enamorado. Y porque estábamos enamorados, todo el mundo se había enamorado de nosotros.