lunes, 26 de enero de 2009

LA INOCENCIA ESTÁ SIEMPRE RODEADA DE SU PROPIO ESPLENDOR


Era el sitio más bonito del pueblo desde donde se divisaba todo, hasta la carretera nacional.
En aquellos días él era la definición de mis primeros sentimientos:
-¿Tú de mayor que vas a ser?
- ¿Yo?, Bailarina de Aplauso del ballet Zoom y también escribidora.
- Pues yo seré poeta y mosquetero, de los de capa y espada, y también un perdido.
- ¿Y eso qué significa?
- No lo sé muy bien, pero la hermana de Ana, la que vive en el 2ª derecha de mi portal, le llaman así y tiene una vida increíble. Viaja un montón y me trae regalos que no venden aquí. Además, tiene muchos novios. Hace poco se fue a Londres porque tuvo un alboroto, a mí eso me suena a muchas risas, y yo como cuando me quite las gafas tendré muchas novias creo que a lo mejor también puedo ser un perdido y viajar y tener alborotos de risas y esas cosas.
- Vale, pues yo seré bailarina de Aplauso, escribidora y perdida. ¿Si quieres, cuando seamos mayores podemos quedar un día?
- Te advierto que no sé si tendré tiempo con tantas novias.
- Pues me dará igual, imbécil. Quedaré con Daniel, que siempre me dice que soy guapa y me invita a piruletas.
- Es que Daniel es bizco y miope.
- Ya, pero él me quiere.
- Déjame en paz.
- También me puedes querer tú, te dejo si quieres...
- Ya te quiero, estúpida. ¿No lo notas?