viernes, 13 de febrero de 2009

EL ÚLTIMO CAMIÓN DE BASURA

http://www.nosotrascontamos.com/

Hace cientos de recuerdos que La niña Clavel conocío a PIN. En aquel verano el mundo se fue de vacaciones. Ellos no. Trabajaba de basurero, tenía mala fama y unos ojos estrafalarios.Todos los viernes La niña Clavel iba a buscarle. Veía como iban llegando los camiones de basura mientras él se cambiaba. Llegaba corriendo envuelto en una pulcra higiene. Le enternecía esa manera de mostrarle el esplendor y la limpieza de sus sentimientos.

Cada noche le traía una baratija encontrada en algún contenedor. Su expresión era la de un bucanero con botín para una princesa pirada. Ella iba juntado con mimo todos aquellos días entre las cosas del para siempre.

Más tarde se bailaban todas las canciones sin sentido de verano, con una complicidad que crecía hermosa. Movían sus risas mientras se envolvían en una gracia infinita. Su ciudad sin mar ya no traía una brisa árida e inhóspita. El mundo estaba bien, lejos, de vacaciones.
Se besaron cientos de veces en los asientos delanteros de su coche. A veces le quería. Los días cada vez eran más cortos y las cosas empezaron a cambiar. El mundo volvía poco a poco de sus vacaciones.

Muchos viernes después la niña Clavel cierra su mundo basura y abre aquel cofrecito de recuerdos. Nunca quiso ser su novia.