jueves, 30 de abril de 2009

BANDA SONORA

Mi padre tenía un tocadiscos rojo y blanco, con tapa acolchada y un plato que giraba a dos velocidades: 33 y 45 rpm. Siempre lo cuidó como si fuera lo mejor que le hubiera pasado en la vida. Lo guardaba en su oficina junto a una cartera con cientos de fotos de chicas con minifalda, pelos cardados y sonrisa forzada en blanco y negro. Esas imágenes olían a naftalina, a dedicatorias por encargo y prólogos de pequeña felicidad.
Los sábados me llevaba a su despacho y si me portaba bien me dejaba poner sus discos. Aquella música me producía una fuga de imaginación. Mientras él trabajaba, yo escribía a máquina e inventaba historias con las mujeres de las fotos que siempre tenían el mismo oficio: Eran dependientas de la zapatería Vinagre y cuando se aburrían iban corriendo a las escaleras subidoras y bajadoras de El Corte Inglés.
Las mujeres y esa música producía en nosotros un vínculo inédito y un amor conmovedor hacia un pasado que nunca descubriría del todo. Nuestra canción preferida era Alone Again or, los dos tan capaces de enamorarnos de casi todo el mundo. Era la última que escuchábamos, se levantaba de su silla y me sacaba a bailar. Cientos de vueltas y ricotines. Yo me ponía roja y me sentía absolutamente feliz...como las chicas de las fotos de su cartera.
El otro día desde un balcón abierto volví a escuchar a Love. Quizá detrás de la música hubiera una de las mujeres de las fotos, dependienta de Vinagre paseando por las escaleras subidoras y bajadoras una oferta de casamiento incumplida. Sonreí y volví a sentirme absolutamente feliz.
"Alone Again Or’ contiene el que, posiblemente, sea uno de los arreglos de vientos y cuerdas que más grupos han homenajeado-imitado-copiado-contextualizado a lo largo de la historia del pop.
Grabada en 1967, ‘Alone Again Or’ encabeza Forever Changes, el disco con el que Love radiografiaron el final del sueño hippie. Aquel mito del amor libre y de la paz en el mundo empezaba a hacerse pedazos. Inconscientemente, este tema es irónico no sólo en su texto, sino también en cómo y por qué fue grabado.
.

Yeah, said it’s all right
I won’t forget
All the times
I’ve waited patiently for you
And you’ll do
just what you choose to do
And I will be
alone again tonight my dear


‘Alone Again Or’ ( aquí versión Calexico) no es una canción de amor, aunque lo parezca y aunque contenga frases como “ya sabes que podría enamorarme de casi todo el mundo”. Ni siquiera el dulce arreglo de tonos mexicanos que llegó a la canción cortesía del productor (y que creó tanta escuela) suena amable después de leer la letra. La melancolía lo empaña todo.
‘Alone Again Or’ llegó por muy poco a entrar entre los cien singles más vendidos de 1968, cuando fue editada como single, pero su puente de guitarra española y trompetas ha hecho escuela. Y sigue siendo fresco y maravilloso."
DATOS DE HIPERSÓNICA