martes, 21 de abril de 2009

!Qué bonitos son los hasta mañana!

Nuevo curso de escritura creativa

Explicaciones y justificaciones hay para todo. En la infancia vivieron para después sobrevivir. Protagonizaron una leyenda épica, casi romántica. Todos los años en el día de su santo él pensaba que se atrevería. La fecha señalada, el olor a mimosas y el silencio enganchado en aquellos ojos de hombre desvalido. El tiempo se iba desgastando y los días acumulaban las palabras de menos. El desencanto se imponía por muchos y variados elementos en los que los dos participaban como espectadores. La edad de ambos comenzó a surcar el presentimiento del otoño entre la sombra de las encinas. Se despedían con la sonrisa dormida y un hasta mañana.


!Qué bonitos son los hasta mañana!


Se adelantó la muerte de ella llenándolo todo de una oscura intuición de lo que pudo haber sido la dicha. Una semana después del funeral él recibió una carta.


Tan sólo decía:




Ven, te espero en la aduana del cariño !Qué bonitos son los hasta mañana!