jueves, 4 de junio de 2009

CADA TREINTA DE FEBRERO

Ilustración: Carmen Montero

Como un duelo del sheriff del condado,

contra Billy the Kid en Almeria,

como dos anarquistas jubilados,

que vieron el Madrid de los tranvias.

Con pan y toros, sin coros ni danzas,

como le dijo el sádico al masoca

tenemos libertad bajo fianza

sangre en las venas que no desemboca.

Cuando la cerradura entra en la llave

fingimos aprender del que no sabe

y hablamos de perico y de Scorsese.

Como dos nuevos ricos sin dinero

nos vemos cada treinta de febrero

y volvemos a casa haciendo eses.

Joaquín Sabina

Joaquín Sabina obtuvo ayer el XI Premio Julián Besteiro de las Artes y las Letras