miércoles, 12 de agosto de 2009

Películas

A Amélie le gustan los encuentros fortuitos…


Y le gusta la lluvia…


Le gusta dejar propina a los músicos callejeros aunque sean los gramófonos quienes hagan sonar la música…



Y romper con una cuchara la corteza de la crema catalana…





A Amélie le gusta mirar a el rostro de la gente en mitad de la proyección de una película…




Y le gusta ver lo que nadie más es capaz de ver…







Y hundir su mano en un saco de legumbres…







Y hacer rebotar las piedras en el lago…







Y fotografiar nubes con formas de animales…











Amélie le gusta imaginar su propio funeral y que todo el mundo la quiere… Pero lo que realmente desea Amélie es que alguien la quiera, abrazar su espalda y recorrer las calles de París en una moto polvorienta…