lunes, 21 de septiembre de 2009

CAPACITADA

"Aunque estoy convencido de que nada cambia, para mí es importante actuar como si no lo supiera"
Leonard Cohen
Cuando tenía 19 años, Melody Gardot sufrió un terrible accidente en su ciudad natal, Filadelfia. Una camioneta la atropelló mientras circulaba en su bicicleta. Perdió la memoria corta, se lastimó los oídos y quedó paralizada de cintura para abajo. Como parte de su terapia, un doctor le recomendó retomar la música para su recuperación. Sabía tocar el piano y había cantado de manera amateur solamente. Nunca había compuesto una sola canción. A través de la música y con mucho esfuerzo personal comenzó una lenta mejoría.
En la actualidad tiene que llevar gafas oscuras, usa bastón y va acompañada de un cinturón especial que le proporciona impulsos eléctricos para aliviar el dolor que le acompaña desde entonces. Con 23 años compone, toca la guitarra y canta, sin fatiga y con talento, en su disco titulado Worrisome heart, Melody tiene una voz melodiosa y un estilo nuevo que combina Jazz, Folk y Swing. Su música es bella. Acústicos y pocos instrumentos. No necesita más para que sus melodías se metan de manera sugerente en las cabezas evocando a otras grandes como Billie Holliday o Ella Fitzgerald.


En su myspace dice:


Reflexiones sobre la discapacidad


No suelo ser muy buena a la hora de explicarme , aquí es donde las cosas se ponen difíciles. La discapacidad es una palabra fea por lo que conlleva (falta de capacidad). Bien es cierto que esta palabra no se aplica a todo el mundo. A todas las personas se les podía denominar así cuando no son capaces de realizar determinadas tareas. Por ejemplo: piensa en cuántas personas pueden pintar bien. Hay muchas personas que no saben pintar o no lo hacen demasiado bien, entonces ¿no son "discapacitados" como pintores? La misma palabra auto-degrada.


Yo me veo de esta manera: "Soy capaz de hacer algunas cosas e incapaz de hacer otras". Eso es todo.

Últimas plazas para el curso de escritura creativa Nosotras Contamos