martes, 20 de octubre de 2009

HISTORIAS SENCILLAS

- ¿Qué haces aquí?
- No lo sé. ¿Y tú?
- Yo tampoco.
Y se fueron juntos en feliz coincidencia sin preguntarse nada más. Él la cogió en brazos como si fueran recien casados... ella le había susurrado que jamás discutirían.