lunes, 9 de noviembre de 2009

CONTRATO FIJO

"Pero a veces, cuando empezaba un cuento y no había modo de que arrancara... miraba los tejados de París y pensaba: "No te preocupes, hasta ahora has escrito y seguirás escribiendo. Lo único que tienes que hacer es escribir una frase verídica, escribe una frase tan verídica como sepas". De modo que escribía una frase verídica y a partir de allí seguía adelante. Entonces se me daba bien porque siempre había una frase verídica que yo sabía o había observado o había oído decir. En cuanto me ponía a escribir como un estilista, o como uno que presenta o exhibe, resultaba que aquella labor de filacterio y de voluta sobraba y era mejor cortar y poner en cabeza la primera sencilla frase indicativa verídica que hubiera escrito"
HEMINGWAY