lunes, 1 de marzo de 2010

COMIDA DE ASTRONAUTAS

Todo el mundo tiene en su vida un apartado para la comida de astronautas. Son esos paquetitos de alimentos que se caducan en los estantes y que tienen propósitos de nueva vida con atisbos de futuro. Gente con la que imaginas situaciones que no ocurrirán nunca. Listas mentales que se evocan sólo para tener la certeza de que no tienes posibilidades. Conocidos que casi son algo más pero que se pierden en estantes. Comida de astronautas, provisiones de refugios antibombas para tormentas perfectas. Historias que ya habrían pasado si hubieran tenido razón. A veces acabas en la cama con alguno de ellos, pero en realidad no cuenta. Es un error intentar alimentarse de esas cosas, pero no demasiado grave. Es lo bonito del asunto, lo poco que apuestas. Aunque es mejor que nadie te diga que tú mismo eres tan sólo COMIDA DE ASTRONAUTAS.