jueves, 29 de abril de 2010

RELACIÓN ESTABLE

─ ¿Sabes? si quieres puedo darte un masaje.
─ ¿En la espalda?
─ No, en las piernas.
─ ¿Por qué en las piernas y no en la espalda?
─ Es que las tienes cansadas.
─ ¿De veras?
─ Si, todas las noches corres por mis pesadillas.