miércoles, 28 de abril de 2010

¿TÚ NUNCA HAS HECHO ALGO POR SI ACASO?

Alguien dijo en alguna ocasión que el carácter de las personas se mide por la resitencia ante las tentaciones, la Niña Clavel claudica ante todas.

La soledad es un muro de contención, un dique de palabras que no se dicen. Ahí está entreteniéndose con un tipo con camisa de cuadros y michelín digerido. Una vez también se distrajo con un hombre que llevaba un peto, sí, hay cosas difíciles de superar...Tiene tantas ganas de que le guste que cuando le besa, se inventa que es otra persona, porque a ella personalmente no le atrae por ningún costado. No le soporta cuando dice que el servicio sudamericano es lo peor. Con rabia, para compensar, la Niña Clavel da las gracias cada vez que sirven algo en la mesa. Hay tantas maneras de ser lo peor.


Come compulsivamente aceitunas sin dejar ninguna para ella. Le dice que él no tiene sueños, que lo único verdaderamente bueno en la vida es la estabilidad.
─ Si me aburro soy peligrosa, ten cuidado.


Es un mentiroso exquisito cuando dice con voz preocupada:
- ¿Qué te pasa?

No se debe preguntar nunca te puedo dar un beso. Es una regla básica.

─ Te queda bien el azul. Llevas una falda muy bonita. Estas más guapa que cuando tenías veinte años. Vamos a mi casa o a otro lugar. Sonríe un poco.

No tiene cuello. Es difícil la época de la contingencia. Según el Centro Nacional de Estadística, en este país hay tres mujeres por cada hombre. Cómo en todo negocio esto genera demanda, así que es mejor hacer todas las reservas posibles...pero hay ocasiones que la mejor opción es quedarse sin plaza. Muerde, muerde, muerde. Los mordiscos son besos con falta de educación para hombres que no saben disfrutar del servicio sudamericano y te llevan directamente a la mierda.