martes, 11 de mayo de 2010

LA NIÑA DE LOS OJOS DEL EXTRARRADIO





“Yo no quiero ganarme la vida, ya la tengo”
BORIN VIAN

6.30 Los ojos son persianas, no encuentro agridulces pretextos para quedarme en la cama.
6.45 Se me cae el pelo y mi sombra se queda en la almohada.
7.00 La piel se despereza en un desierto de mármol.
7.05 El agua inunda la pereza.
7.15 Cepillar las encías, las pestañas, el pelo y el cansancio.
7.30 Resbalar por el fregadero. Café y galletas. Huecos y vacíos. Tragar. Tragar. Tragar
7.45 Medias, falda, chaqueta, no hay ánimo para pendientes.
7.50 El bolso no baila al viento.
8.00 Atasco. Tanatorio. Fábricas. Camiones. Cinturón industrial. Nadie va en bicicleta.
8.30 Llego tarde. No importa. No saben que llevo las uñas de los pies pintadas y no dejaré que se cubran de tierra.
9.00 He revisado mi aburrimiento, tres llamadas. Me vuelven a mentir en las horas extras, horas que me roban a mí por tener que supervisarles
9.45 Leo en Internet que las Tropas españolas toman posiciones
en primera línea en Afganistán . Hay otras guerras mucho peores que la mía. Sólo puedo esperar. Ni siquiera soy dramática.
10.10 Mirada fija en la pared. Me consolido en uno de los múltiples polígonos de los mares del sur. Por la ventana no hay vistas a ningún océano.
10.25 Camino hacia el bar más cercano. Cuento cuatro bocinazos de dos camiones, un coche y una furgoneta mientras tropiezo con el garbo rutilante de mi paso.
10.27 Veo a un hombre meando en el lateral trasero izquierdo de su camión.Voy a escribir un ensayo sobre el por qué de los camioneros y sus meadas en el lateral izquierdo trasero.
10.40 De vuelta me encuentro con el nuevo estereotipo del sector: LA COMERCIAL
10.43 Observo como esta musa de barra pisa con poderío. Nieve, llueva o caigan chuzos de punta muestra tanga y teta de manera agresiva y también ejemplar.
10.50 Sigo observando. La tipa en cuestión mete al de mantenimiento la teta por el ojo derecho a la vez que muestra su culo en pompa a mi compañero. Noto que acabo de dejar de existir, pero como ella tengo tetas y culo, por ahí no me gana....pero yo no sé torcerme en posturas tirabuzón y tampoco parezco la vedette de las tuercas.
11.00 Me concentro dentro de mi no existir. Pienso en Uri Gheler y su capacidad de doblar cucharas, imagino que con mi mente puedo levantar la grapadora y darle un golpazo para de paso comentarle que no sé en que momento comenzó su desarreglo mental.
11.10 Vuelvo a mi trabajo, ya que no he logrado mover la grapadora pero si hacer un estudio exhaustivo de lo que cambian los hombres ante una exposición prolongada de culo-teta puede ser la segunda parte de mi ensayo.
11.15 Me refugio en un pensamiento que viene de una frase de Ortega y Gasset: No es esto, no es esto, no es esto. No he de pensar.
11.30 Llega mi jefe, viene acompañado de otro personaje-jefe de su común especie.
11.32 En este preciso momento, mi condición femenina, brilla en todo su esplendor, se refieren a mi con palabras como: niña, chata, chavalita o un significativo “tú” tono imperativo y dominante.
11.35 Doy mi reino por un trato, que si bien no puedo exigir amable, rogaría que fuera respetuoso.
11.40 Asisto de convidada de piedra a la reunión de estos “hombres importantes”.El tema a tratar es la reforma de una nave.TEMA BAÑOS (MENCIÓN ESPECIAL)
12.00 MENCIÓN ESPECIAL: imprescindible colocación de bidés. No pregunto ni por qué ni por qué no.
12.10 Reforma de comedores de personal: se instalarán pilas para fregar platos. El cliente requiere y demanda que se instalen bidés, a ser posible junto a las pilas.
12.15 Se me caen los ojos, no en el bidé, pero sí en la mesa. No puedo dejar de abrir las orejas y zambullirme de espaldas en la conversación.Navego en bidé.
12.25 Pienso que los obreros de este tipo saldrán en el “guiness” por ser los tíos con las pelotas más limpias de todo el sector. Sólo yo sé el motivo y no es bonito.
12.30 Les reservo en un restaurante, mientras se marchan sin despedirse porque yo sigo en mi no existir.
13.00 RECORDATORIO: Avisar que en la nave “lávateloscojones” pongan un jacuzzi a rellenar con ácido sulfúrico para que se disuelvan mi jefe y el dueño.
13.30 Como en un taburete, de la misma barra de bar dónde con anterioridad me tomé un café. Sola. Sola. Sola. Tengo un libro.
13.45 Mis ojos divagan por los alrededores. Hay más hombres que mujeres. También, se les ve más distraídos. Y relajados.Conversaciones: la culpa de todo la tiene Onassis, fútbol, fútbol, fútbol. El de Onassis está borracho.
14.10 Un cincuenta por ciento queda en la barra del mismo bar a la salida de su trabajo. A mí me viene mal.Quiero aguantar.
14.15 Me han invitado a café por dejarles en la barra un verso libre y la visión sin trabas de mi escote. Así son las cosas, yo también tengo tetas, comerciala de mierda.
15.30 Me obligo serenamente a mirarme el ombligo con gran exactitud. ¿Y si no encuentro fuerzas para salir de aquí?.
15.45 Miro el tiempo, mañana lloverá. Miro el periódico.Me miro las tetas. El consumo de cocaína en España cuatriplica la media europea.
16.00 Descubro una carpeta solitaria de mi ordenador. En ella encuentro mis cuentos inéditos. Mis palabras no enganchan como las drogas.
16.10 Apuro, hago todo lo que no he hecho con anterioridad. Tengo la eficiencia en su punto álgido. Coloco, facturo, llamo, hago cheques, contabilizo. En cincuenta minutos el reloj me dará un visado especial que me llevará lejos de aquí.
16.25 Trabajo, trabajo, trabajo. Mi ensayo se titulará "La puta vida que nunca me quise inventar".
16.45 Mi sonrisa comienza a bailar aunque hacienda no me desgrave por mi rutina.
16.50 Intento convencerme de que la vida es algo más que esto y la literatura.
16.55 Reviso el bolso: tengo mi corazón portátil, las esperanzas desconfiguradas, el tedio extraíble, los sueños a dieta y adelgazados y veo que todavía queda un hueco para la improvisación. Tan sólo es de mí misma de donde quiero escapar. En pie.