lunes, 5 de julio de 2010

APRENDER

Nunca he sabido cosechar los frutos de la rutina, por eso me he convertido en una romántica de Casa de Socorro.