domingo, 5 de septiembre de 2010

CIEN AVIONES TRISTES Y UNOS LABIOS POR DESPEGAR

Hay una frase famosísima de Baudrillard que dice: "La seducción plantea espectáculo, escenario y un espectador que sea cómplice del engaño". Los controladores de querubinas me cuentan a destiempo que ya saben prescindir del amor: "Ese sentimiento ridículo acompañado de movimientos sucios" que diría Téophile Gautier.
Las apariencias no sólo se guardan, también son las que mandan... hoy escribo un cuento de hadas ajeno con una sola palabra:
- Apágame.