lunes, 20 de diciembre de 2010

TODAS LAS COSAS QUE ME GUSTAN

Todas las cosas que me gustan suceden en los libros. La literatura sirve para que la vida nos importe menos de lo que podemos soportar. Hay un personaje de una novela de Nicholson Baker que siempre que ve pasar a una chica hermosa chasquea los dedos. El protagonista es capaz de detener el tiempo  con ese gesto. Utiliza ese don, no para robar bancos o tener poder, sino exclusivamente para acariciar mujeres que de otra manera nunca podría llegar a tocar.  Hay días con momentos que deberían estar en los libros, pero entonces hay que levantarse y seguir. Salir a la calle por la mañana, todavía de noche y chasquear los dedos, demasiadas veces, para descubrir tan sólo que  pareces  una bailarina retardada de un espectáculo flamenco.  !Qué mierda! Todas las cosas que me gustan suceden en los libros.