lunes, 28 de febrero de 2011

QUE LOS RAROS SE ACERQUEN A MÍ

“Anoche bebí demasiado porque comí con unos idiotas, unos arquitectos-con sus mujercitas- que hablaban de aviones y del servicio militar en todos los países del mundo. Eran muchachos de veinticuatro a treinta años. (Odio a la gente joven-seria y estudiosa-con su Porvenir abierto y sus miserables deseos de automóviles y departamentos. Los únicos jóvenes que acepto son los bizcos, los cojos, los poetas, los homosexuales, los viudos inconsolables, los frustrados, los obsesionados, sean condes o mendigos, comunistas o monárquicos, mujeres, hombres, andróginos o castrados.)”


Alejandra Pizarnik, Diarios