lunes, 28 de marzo de 2011

UN MATRIMONIO ES UN LUGAR MUY SECRETO

Le propuso matrimonio...

Ella no aceptó...

Y fueron muy felices ...

Leo estos días El príncipe negro de Iris Murdoch. Me está gustando por muchos motivos. Uno de ellos es que en él hay una crítica brutal hacia el matrimonio. Gamofobia es la fobia al matrimonio. Como buena hipocondríaca puedo afirmar que tengo eso, pero la autora lo explica mejor:

"El matrimonio es una curiosa institución como ya he observado. No alcanzo a comprender como puede ser así. A mí entender, las personas que alardean de un matrimonio feliz  son por lo general personas que se engañan a sí mismas, cuando no son auténticas embusteras. El alma humana no está estructurada para una proximidad continua y la consecuencia de esta forzada vecindad suele ser una espantosa soledad que las reglas del juego prohibe mitigar. Nada hay que iguale la inútil soledad de quienes están juntos en una jaula. Los que se encuentran fuera pueden, según les plazca, satisfacer su necesidad de compañía mediante incursiones más o menos organizadas en busca de otros seres humanos. Pero la unidad de dos personas apensas puede comunicarse con otros, y será afortunada sí, con el paso de los años, puede comunicarse dentro de sí misma..."
 Y éste otro:
" Acogemos las catástrofes de nuestros amigos con un placer que realmente no excluye la amistad. Ello obedece en parte, aunque no del todo, a que nos complace sentirnos calificados de auxiliadores. La catástrofe inesperada e incongruenta resulta especialmente estimulante. Pero existe una hostilidad natural, tribal, entre las personas casadas y las solteras.
No soporto las exhibiciones, a menudo instintivas, que hacen las personas casadas a fin de insinuar no sólo que son más afortunadas, sino en cierto aspecto más morales que tú. Por otra parte, y esto apoya su causa, el soltero suele suponer ingenuamente que todos los matrimonios son felices a menos que demuestren lo contrario..."
Murdoch afirma: "los seres humanos somos esencialmente buscadores y encontradores de sustitutos." T. S. Elliot en la misma línea: " El género humano no puede soportar demasiada realidad." Las personas, a menudo, no sabemos muy bien dónde estamos o dónde nos encontramos. Te levantas, te mueves... y sigues pensando que debe haber algo distinto. Dentro del matrimonio, supongo que sucederá lo mismo. Aunque yo no lo voy a probar. Por otro lado, a cierta edad verse como un madur@ don Juan es más probable en el mundo de la fantasía que  en el de las conquistas.
 
El viernes en una comida a un querido amigo le preguntaron:
¿Y tú que hiciste por amor?
Él contestó:
Casarme ¿Te parece poco?
 
 Todo escritor es un amante desgraciado que bebe gintonics y sólo lee a los muertos y a sus amigos.Y todos los amantes desgraciados quieren contar su historia...
 
Mientras, voy a buscarme sustitutos.