martes, 21 de junio de 2011

LA UNANIMIDAD ES COSA DE TONTOS

La noche de ayer fue fea, furiosa y con dientes. Hoy tiene resaca y se ha mareado leyendo las instrucciones de un  mata cucarachas. En lo pequeño está lo grande. El calor despierta  toda clase de repulsiones. En «Raid Controller» está Hiroshima. Y en las palabras,  asesinos en serie. Se va de crucero por el sumidero de la bañera. es  bueno sentirse como un donut encima de la tapa de un váter. Nada cambia pero lo importante es actuar como si no lo supiera. No se le ocurre nada mejor. Ahora va a ordenar los cajones de la ropa interior y  a olvidarse de las narices de todos los que le rodean. No se puede dormir, antes tiene que llamar  al trabajo para decir dos palabras que de mentira producen felicidad: diarrea y vómitos.