martes, 26 de julio de 2011

EL MUNDO: SABOR, AROMA Y TACTO



"Pero una noche la lamparilla se apagó y Monelle se escapó. Y yo la busqué durante mucho tiempo por entre aquellas tinieblas, pero no pude encontrarla. Y esta noche la estaba buscando entre los libros pero la busco en vano. Y estoy perdido en el reino negro y no puedo olvidar la lucecilla de Monelle. Y tengo en la boca un sabor a infamia. Y apenas acabé de hablar, noté que la destrucción se había efectuado en mí y en mi espera se iluminó con un temblor y escuché la voz de las tinieblas y esa voz decía:
- Olvida todas las cosas y te serán devueltas. Olvida a Monelle y te será devuelta."
MARCEL SCHWOB