sábado, 5 de noviembre de 2011

UNA CLASE DE LENGUAJE CON AGOTA KRISTOV



El lunes pasado en Aprendizaje y desarrollo hicimos un ejercicio muy interesante, teníamos que enseñar algo  de nuestra especialidad, una acción habitual y algo que no supiéramos. A nuestro grupo de Lengua y Literatura le tocó enseñar a la especialidad de Inglés. Ellas (eran todo chicas) lo hicieron mucho mejor que nosotros, me encantó su frescura y la manera de enseñarnos lo que no sabían con procedimientos de búsqueda e investigación. Llegué a una conclusión un poco fea: repetimos de manera automática los patrones de enseñanza que tuvimos, aunque en su momento los detestáramos. Tengo un año para cambiar esos malos hábitos. Agota Kristov es una de mis escritoras preferidas, me gusta pensar que algún día podré enseñar este texto en una clase y mostrar que la enseñanza tiene que ser verdadera...

“Así es como transcurre una lección de redacción:
Estamos sentados en la mesa de la cocina con nuestras hojas cuadriculadas, nuestros lápices y el cuaderno grande. Estamos solos.
Uno de nosotros dice:
- El título de la redacción es: “La llegada a casa de la abuela”.
El otro dice:
- El título de la redacción es : “Nuestros trabajos”.
Nos ponemos a escribir. Tenemos dos horas para tratar el tema, y dos hojas de papel a nuestra disposición.
Al cabo de dos horas, nos intercambiamos las hojas y cada uno de nosotros corrige las faltas de ortografía del otro, con la ayuda del diccionario, y en la parte baja de la página pone: “bien” o “mal”. Si es “mal”, echamos la redacción al fuego y probamos a tratar el mismo tema en la lección siguiente. Si es “bien”, podemos copiar la redacción en el cuaderno grande.
Para decidir si algo está “bien” o “mal” tenemos una regla muy sencilla: la redacción debe ser verdadera. Debemos escribir lo que es, lo que vemos, lo que oímos, lo que hacemos.
Por ejemplo, está prohibido escribir: “la abuela se parece a una bruja”. Pero sí está permitido escribir: “la gente llama a la abuela “la Bruja”".
Está prohibido escribir: “el pueblo es bonito”, porque el pueblo puede ser bonito para nosotros y feo para otras personas.
Del mismo modo, si escribimos: “el ordenanza es bueno”, no es verdad, porque el ordenanza puede ser capaz de cometer maldades que nosotros ignoramos. Escribimos, sencillamente: “el ordenanza nos ha dado unas mantas”.
Escribiremos: “comemos muchas nueces”, y no: “nos gustan las nueces”, porque la palabra “gustar” no es una palabra segura, carece de precisión y de objetividad. “Nos gustan las nueces” y “nos gusta nuestra madre” no puede querer decir lo mismo. La primera fórmula designa un gusto agradable en la boca, y la segunda, un sentimiento.
Las palabras que definen sentimientos son muy vagas; es mejor evitar usarlas y atenerse a la descripción de los objetos, de los seres humanos y de uno mismo, es decir, a la descripción fiel de los hechos.”
Extraído del capítulo “Nuestros estudios“, en el libro “El gran cuaderno”, de Agota Kristof.