jueves, 31 de marzo de 2011

SABRÁS QUE ME IMPORTAS SI QUIERO DESAYUNAR CONTIGO

Mariel Clayton
El desayuno siempre me ha parecido el mejor momento del día.

Alicia se rió: “no tiene sentido intentarlo”, dijo: “no se puede creer en cosas imposibles” “Yo mas bien diría que es cuestión de practica” dijo la reina. “Cuando yo era joven, practicaba todos los días durante media hora. Muchas veces llegue a creer en seis cosa imposibles antes del desayuno”.

LEWIS CARROLL


lunes, 28 de marzo de 2011

UN MATRIMONIO ES UN LUGAR MUY SECRETO

Le propuso matrimonio...

Ella no aceptó...

Y fueron muy felices ...

Leo estos días El príncipe negro de Iris Murdoch. Me está gustando por muchos motivos. Uno de ellos es que en él hay una crítica brutal hacia el matrimonio. Gamofobia es la fobia al matrimonio. Como buena hipocondríaca puedo afirmar que tengo eso, pero la autora lo explica mejor:

"El matrimonio es una curiosa institución como ya he observado. No alcanzo a comprender como puede ser así. A mí entender, las personas que alardean de un matrimonio feliz  son por lo general personas que se engañan a sí mismas, cuando no son auténticas embusteras. El alma humana no está estructurada para una proximidad continua y la consecuencia de esta forzada vecindad suele ser una espantosa soledad que las reglas del juego prohibe mitigar. Nada hay que iguale la inútil soledad de quienes están juntos en una jaula. Los que se encuentran fuera pueden, según les plazca, satisfacer su necesidad de compañía mediante incursiones más o menos organizadas en busca de otros seres humanos. Pero la unidad de dos personas apensas puede comunicarse con otros, y será afortunada sí, con el paso de los años, puede comunicarse dentro de sí misma..."
 Y éste otro:
" Acogemos las catástrofes de nuestros amigos con un placer que realmente no excluye la amistad. Ello obedece en parte, aunque no del todo, a que nos complace sentirnos calificados de auxiliadores. La catástrofe inesperada e incongruenta resulta especialmente estimulante. Pero existe una hostilidad natural, tribal, entre las personas casadas y las solteras.
No soporto las exhibiciones, a menudo instintivas, que hacen las personas casadas a fin de insinuar no sólo que son más afortunadas, sino en cierto aspecto más morales que tú. Por otra parte, y esto apoya su causa, el soltero suele suponer ingenuamente que todos los matrimonios son felices a menos que demuestren lo contrario..."
Murdoch afirma: "los seres humanos somos esencialmente buscadores y encontradores de sustitutos." T. S. Elliot en la misma línea: " El género humano no puede soportar demasiada realidad." Las personas, a menudo, no sabemos muy bien dónde estamos o dónde nos encontramos. Te levantas, te mueves... y sigues pensando que debe haber algo distinto. Dentro del matrimonio, supongo que sucederá lo mismo. Aunque yo no lo voy a probar. Por otro lado, a cierta edad verse como un madur@ don Juan es más probable en el mundo de la fantasía que  en el de las conquistas.
 
El viernes en una comida a un querido amigo le preguntaron:
¿Y tú que hiciste por amor?
Él contestó:
Casarme ¿Te parece poco?
 
 Todo escritor es un amante desgraciado que bebe gintonics y sólo lee a los muertos y a sus amigos.Y todos los amantes desgraciados quieren contar su historia...
 
Mientras, voy a buscarme sustitutos.

viernes, 25 de marzo de 2011

NO QUIERO

Yo y mis pájaros
No quiero que me incineren, tengo la  sensación   de que es como meterte en una licuadora y que hagan zumo caducado de tus huesos. ¿Cómo olerán mis cenizas? A lo mejor decido que me embalsamen y que luego un cirujano plástico me ponga implantes de pájaros en los laterales. Después, me gustaría que me dejaran abandonada en un bosque como una estatua moderna de ARCO, lánguida y tiesa, tipo Blancanieves. Quiero que pongan una lápida que diga: TENGO QUE BAILAR o PENSÉ, POR ESO YA NO EXISTO.

lunes, 21 de marzo de 2011

ÁNGELES TURBIOS

La gente, sí, se disfraza; bueno, no lo tengo claro.
Creo que algunos estamos disfrazados todo el año y en realidad en las carnestolendas lo que hacemos es disfrazarnos de normales. Unos, para desembarazarse del pudor; otros, para considerarse libres; los más, para quitarse durante unas horas el lastre que supone el disfraz perpetuo de la vida, aquel con el que a diario te ven los demás. ¿Sabes? Eso de la búsqueda de la felicidad es como dedicar la existencia a encontrar el Santo Grial. Una forma de entretenerse, una religión de medio pelo como aquellas que te garantizan una existencia en “cinemascope” cuando te mueras y logren armar el puzzle de cenizas de la cremación.

Yo sólo encontré la Felicidad una madrugada de Carnaval, bien mamado de Barbadillo, y haciendo equilibrio sobre un cable de cinco por cinco de ancho, o sea, pura calle asfaltada. Se llamaba Felicidad Mejías, era ecuatoriana, y estaba recién llegada a Cádiz con la sonrisa, como único monedero, y la ilusión como solitaria coartada.
─ Si me das cama, te dejo jugar.
Dieciocho años yo, treinta y muchos ella. Me dio la risa tonta, después me abofeteó la vergüenza lista y cuando me vine a dar cuenta la Felicidad se  había ido en busca de lo seguro: un rufián de pelo en pecho y patillas en erección, que le aseguraba cama, juego y hasta paliza.

No he vuelto a ver a Felicidad. Se quedaría en el colchón.

jueves, 17 de marzo de 2011

lunes, 14 de marzo de 2011

TODOS LOS ADIOSES DEBERÍAN NOMBRARSE




En las colas del INEM  siempre pasan cosas. Clavel conoció allí a Luciano. Tenía pinta de emblema inservible y una maleta de usurpador canalla que todas las noches olvidaba dónde vivía. No le preguntó su edad y decidieron besarse entonces, para no aburrirse en aquella cola interminable. 
─ ¿Sabes? Si en cuatro amaneceres vuelvo a casa y llueve, tengo que marcharme. Hay que saber medir los tiempos y algunas señales.
Encontró  trabajo como repartidor de páginas amarillas.
─ Es increíblemente maravilloso. No te imaginas la de acertijos que esconden estos mamotretos ─ decía risueño.
Se lo pasaron bien juntos, varios días de todas las maneras posibles. Después desapareció.
Hoy Clavel ha recogido las páginas amarillas que habían dejado en su portal. Ha subido a casa con el corazón saltarín, ha tirado el bolso y se ha descalzado. Ha abierto el libro en busca de una señal de aquel viajero que jamás fue turista.
Ha comenzado a llover.



viernes, 11 de marzo de 2011

FIN DE TEMPORADA

La vida es como esa sensación que tienes cuando lees un libro o ves una película o descubres una canción y piensas: estoy segura, me va a encantaR.  Sin haberlo leído, sin haberlo visto, sin haberla escuchado.

martes, 8 de marzo de 2011

viernes, 4 de marzo de 2011

!VUELVE CONTAMOS!

"La imaginación es la reina de la verdad y lo posible es una de las provincias de lo verdadero. Ella deviene realmente emparentada con lo infinito"
BAUDELAIRE

En abril nuevo curso  de escritura creativa  en Enclave Libros. ¿Te animas?

martes, 1 de marzo de 2011

UNA VEZ MÁS A EMPEZAR

"Como yo pretendía el puesto me preguntó que sé hacer:
- Todo lo que sabe una mona inteligente-dije- fumar, escribir a máquina, rascarme el culo, etc..."
ALEJANDRA PIZARNIK