jueves, 4 de octubre de 2012

UN VESTIDO DE PALABRAS BONITAS


Entre el blanco y el negro hay muchas tonalidades que a veces se escapan a la vista. Entre el blanco y el negro estoy yo, sin nada que decir.
 
Me cuesta contar lo que llevo dentro, a veces me esfuerzo tanto que no me reconozco en las palabras que salen. Es como cuando te compras un vestido que no va contigo. En otras ocasiones es como si apareciera la magia y encontraras en el fondo del armario de tu abecedario la manera más literal de dibujar un mundo mejor, que no es en el que vives, pero que sientes tan cercano, que puedes tocarlo con la yema de los dedos.