martes, 11 de diciembre de 2012

A MENUDO SUCEDE...

SUICIDIO O MORIR DE ERROR
 
Antes de estrellarse contra el suelo, la miró con asombro. Saltaremos juntos - le había asegurado la bella bellísima- . Una. Dos. Y tres. Y él se precipitó.  Y la bella bellísima le soltó la mano. Y desde lo alto, asomada bellísima en azul, le juró que le amaría hasta la muerte.
 
 
DULCE CHACÓN