sábado, 28 de abril de 2012

domingo, 22 de abril de 2012

LECCIÓN


Hubo un antiguo liceo, unos cuadernos
que forraste con las frases que más 
te protegían. Y hubo invierno
en aceras encogidas hacia única puerta 
de colores reglamentarios. Los ómnibus
les hacían transfusiones 
a las aulas, las asignaturas 
se barajaban con urgencias cotidianas. 

Vos te ibas después del aire. 
Estirábase con tus pasos el silencio 
tras los tímidos besos. Promesas 
y mañanas coincidían con tu forma. 

... 

Final de noviembre. Otra época 
hace uso de los mismos contornos. 
He tropezado con una frase al volver, 
solo, en aquella dirección. Quedé 
ante paredes vetustas, enredado 
en el musgo y en las grietas homicidas. 

Tu imagen rociaba los poros del paisaje, 
iba y venía por los andamios 
de la angustia. Qué seco pulmón 
este tiempo, esta mentira 
arrugada en despedidas. 

Jamás devolverías el aire. 



HÉCTOR ROSALES

miércoles, 18 de abril de 2012

DIVERTIMENTOS SECRETOS



Olivia tenía un pequeño secreto: a veces cuando bebía más de la cuenta, se  encerraba en los baños de los bares y mandaba mensajes catastróficos. Las consecuencias no le afectaban hasta la mañana siguiente, en el momento en que miraba el móvil como si fuera una enfermedad contagiosa o un arma atómica que había destruido su dignidad sin contemplaciones.

El último mensaje lo había mandado la noche de fin de año. Había conocido a Daniel y llevaba un mes apareciendo y desapareciendo. Podía afirmarse que hacía magia con ella. Él se había ido a pasar Nochevieja a Berlín con sus amigos. De madrugada le puso un mensaje: “Eres lo mejor que me ha pasado este año”. Lo mejor que le había pasado ese año nunca  contestó.

 En primavera Daniel volvió a dar señales de vida. Todos los fines de semana, a eso de las seis de la mañana, llamaba a Olivia y dejaba mensajes tipo en su buzón de voz: “Te echo tanto de menos”.

Hasta que un día, Olivia hizo "magia" de nuevo en casa de Daniel. Cuando acabaron, él se levantó y fue al baño. Olivia, mientras, se incorporó para peinarse un poco.  Al colocarse una horquilla, ésta  cayó debajo de la cama. Allí encontró su horquilla y dos pares de zapatos de mujer. Fin de la incognita: normalmente, los hombres desaparecen tras la sombra alargada del nombre de otra mujer. Sin ninguna explicación. En la mesita, el preservativo utilizado se iluminó con luces de neón; como si tuviera vida propia, acabó deslizándose en uno de los zapatos.

─ ¿Has visto el preservativo?─ dijo Daniel.

─ Ya lo he tirado. Se sintió feliz en el papel de  La  Justiciera Anonima...

martes, 17 de abril de 2012

MI FATIGA INEXPRESABLE


Se espera que la lluvia pase. Se espera que los vientos lleguen. Se espera. Se dice. Por amor al silencio se dicen miserables palabras. Un decir forzoso, forzado, un decir sin salida posible, por amor al silencio, por amor al lenguaje de los cuerpos. Yo hablaba. En mí, el lenguaje es siempre un pretexto para el silencio. Es mi manera de expresar mi fatiga inexpresable.
 Alejandra Pizarnik. Palabras.
Harrrrrrtas ganas.

¿QUÉ PERFUME LLEVAS? AMBIENTADOR

Lo dijo Marilyn: la locura es genialidad, y es mejor ser absolutamente ridícula que absolutamente aburrida.

domingo, 1 de abril de 2012