lunes, 29 de julio de 2013

MARILYN Y SU BATALLA PERDIDA



Poco o nada se habla de la endometriosis y su padecimiento en los medios de comunicación. Sabemos de personas que mueren de otras enfermedades pero poco se dice  de esta enfermedad y de las personas que la han tenido. Hoy gracias a un artículo en Jot Down he descubierto que Marilyn la tuvo y marcó su vida en cierto modo.

Al considerar la batalla de Marilyn Monroe contra la endometriosis, es importante recordar que hasta 1960, el recurso más novedoso para controlar los casos severos era remover los ovarios con la finalidad de eliminar la estimulación periódica del tejido endometrial. La actriz se se negó a someterse a la entonces utilizada cirugía para remover sus ovarios, principalmente porque quería desesperadamente convertirse en madre.
 
 
 
 
 
De acuerdo a los acontecimientos biográficos publicados de su vida y a pesar de su imagen como el gran símbolo sexual elaborado por los publicistas de Hollywood, la sexualidad personal de la actriz le proveía poca satisfacción o gratificación. La dolorosa dispaurenia característica de la endometriosis severa la hicieron resistente, tensa y aprensiva hacia el acto sexual. Según sus biógrafos, Marilyn Monroe expresaba a sus amigos más cercanos su insatisfacción hacia el sexo.
 
A la edad de 20 años, y con un matrimonio de cuatro,  se quejaba de terribles cólicos menstruales que complicaron su carrera como modelo, haciéndosele difícil estar parada por largos períodos en las sesiones fotográficas. Este síntoma, junto con la dismenorrea y la dispareunia que la afligían, revela que comenzó a sufrir de endometriosis avanzada a edad muy temprana. En 1952 en Hollywood, mientras filmaba la película Monkey Business junto a Cary Grant, Marilyn Monroe tuvo dolores abdominales tan severos que provocaron el paro de la filmación. El Dr. Elliot Corday diagnosticó apendicitis, pero ella persuadió al doctor para que retrasara la cirugía, por lo que fue hospitalizada por algunos días y recibió antibióticos como tratamiento.  
 
 
Después de una semana regresó a trabajar sin haber padecido ninguna cirugía. El dolor, atribuido públicamente a una apendicitis, fue probablemente causado por la endometriosis. Después de algunas semanas de sufrimiento, el publicista de Marilyn anunció que estaba sometiéndose a una apendectomía, planeada para fines de abril.
Aún así, el Dr. Marcus Rabwin, cirujano general, trajo a un ginecólogo, el Dr. Leon Krohn, para asistirlo en la cirugía –una buena clave de que sería más que una simple apendectomía la que se llevaría a cabo-. En esos días, una “apendectomía” era considerada, por los creadores de imagen de Hollywood, como más aceptable para una estrella joven que una cirugía relacionada con “la condición de la mujer”.
Después de la primera cirugía, el ginecólogo, Dr. Krohn, asumió el control del tratamiento de los problemas menstruales crónicos de la enigmática actriz. El 7 de noviembre de 1954, Ms. Monroe tuvo su segunda cirugía abdominal en el Cedars of Lebanon Hospital. Esta cirugía fue descrita por el ginecólogo Krohn como “una corrección de un desorden de la mujer que la había molestado por años”. Clarificando, explicó que se estaba refiriendo a una operación para tratarla de “endometriosis crónica”. Esto confirmó que cuando había asistido en la apendectomía dos años antes, la presencia de endometriosis ya había sido confirmada por él.
 
Marilyn Monroe y Arthur Miller se casaron en junio de 1956. Ella quería tener un hijo, pero su endometriosis fue probablemente la principal razón por la que no pudo concebir, aunque también había otras posibles razones de su infertilidad. El uso continúo de una gran cantidad de analgésicos e hipnóticos, principalmente barbitúricos, tomados para disminuir su dolor, probablemente interfirieron con su ovulación. Su ginecólogo, Leon Krohn, proveía a Marilyn de estas drogas prescritas sin las cuales ella no hubiera podido dormir. El hecho de que el Dr. Krohn estuviera siempre en el set mientras Marilyn estaba filmando, muestra cuán dependiente se había vuelto la actriz de estas drogas poderosas.
 
En julio de 1957, Monroe se sintió feliz al saber que estaba embarazada. Parecía que había logrado vencer su endometriosis, pero sus efectos físicos continuaron siendo un obstáculo enorme para su felicidad. En pocos días fue trasladada al Doctors Hospital en Nueva York, donde fue diagnosticado un embarazo ectópico como resultado de la endometriosis en las trompas de Falopio. Fue operada inmediatamente y ese día no sólo perdió su tan deseado embarazo, sino también la trompa de Falopio en donde la implantación ectópica había tenido lugar.
El año siguiente, Marilyn Monroe se embarazó otra vez. Tristemente, tuvo un aborto antes de cumplir tres meses de embarazo. Marilyn se culpó así misma debido a los barbitúricos que había estado tomando y entró en un período de depresión. Los sedantes que había estado ingiriendo desde 1953 posiblemente contribuyeron a su depresión.
 
En junio 25 de 1958, Ms. Monroe fue hospitalizada en el Lenox Hill Hospital en Nueva York para una cuarta intervención quirúrgica. La operación fue para remover los endometriomas que le estaban causando sus “períodos menstruales anormalmente dolorosos, severo sangrado e infertilidad”. En el verano de 1960, cuando Marilyn Monroe estaba filmando “The Misfits” con Clark Gable, estaba en constante agonía y con dolor abdominal, lo que le dificultaba comer.
Antes de comenzar cada escena se ponía tan enferma que necesitaba atención médica. Con toda esta problemática afectándola, buscó a alguien que le pudiera dar apoyo psicológico y moral. Fue así que comenzó su relación con el psicoanalista de Los Ángeles, el Dr. Ralph Greeson, a quien ella se apegó mucho y quien estaría con la estrella hasta el último día de su vida.
 
El Dr. Greeson le recomendó a su colega, Dr. Hyman Engelberg, para que se hiciera cargo de los problemas físicos de su paciente, y desde entonces, el par de médicos trabajaron para liberar a Marilyn del peso de sus problemas físicos y mentales. Engelberg fue responsable de la prescripción continua de los hipnóticos que Marilyn requería para poder dormir. Atormentada por su dolor persistente en el lado derecho de su abdomen y los severos ataques de indigestión –ambos probablemente consecuencias de su endometriosis- no es sorprendente que Marilyn se volviera dependiente de los barbitúricos. Sin ellos su sufrimiento físico y mental se hubiera vuelto insoportable.

 
Marilyn Monroe y Arthur Miller anunciaron su divorcio en 1960. En mayo de 1961, fue hospitalizada por León Krohn en el Hospital Cedars of Lebanon para una quinta cirugía, esta vez para remover tejido dañado por la endometriosis. Tenía 35 años. Un mes después, Marilyn fue operada una vez más. Se argumentó que era una colecistectomía (extracción de la vesícula), debido a las piedras alojadas en la vesícula, pero lo que se ve en los reportes médicos se asemeja a que el cirujano decidió tomar ventaja a la endometriosis y se dio la oportunidad de continuar con los esfuerzos quirúrgicos para remover tejido endometrial de sus órganos abdominales y pélvicos, un esfuerzo que se había prolongado por ocho años y seis cirugías. De acuerdo a los amigos, Marilyn tenía toda una farmacia de medicamentos prescritos en casa. Los tranquilizantes como el Valium y el Librium que estaban en el mercado en esa época, fueron añadidos a los analgésicos, los sedantes y los hipnóticos que la actriz utilizaba diariamente para deshacerse del dolor causado por la endometriosis y su incapacidad para dormir por las noches.
 
Sus problemas de salud le causaron el abandono del trabajo en los estudios de cine en numerosas ocasiones o la necesidad de cancelar de último minuto una filmación programada. Finalmente, esto provocó su despido de los Estudios Fox.

 
La vida dio un giro favorable para Marilyn en 1962, ya que ella y Joe DiMaggio - esposo de un matrimonio previo- anunciaron planes para volverse a casar, poniendo el 8 de agosto como fecha para la ceremonia. El evento fue preparado felizmente por ambos y sus fanáticos. Ella también había sido re-contratada por los estudios con un incremento salarial. Mientras se preparaba para la boda, Ms. Monroe continuó sufriendo de dolor pélvico, lo que la atormentaba sin descanso. El 21 de Julio fue hospitalizada para otra cirugía, la séptima, con la finalidad de remover tejido hemorrágico causado por la endometriosis.
 
En casa, de regreso del hospital el primero de Agosto, Marilyn telefoneó a Leon Krohn, que la había tratado de su endometriosis desde su primera cirugía en 1952 y lo invitó a cenar a su casa. Pero más tarde, durante el día, llamó para cancelar la cena, prometiéndole que lo telefonearía en pocos días. Marilyn se levantó temprano y de buen humor el viernes 3 de agosto, visitó la oficina de su psicoanalista, Dr. Greeson, compró cosas para la recepción de su boda y regresó a su casa para encontrarse con el Dr. Hyman Engelberg.
 
El le inyectó un analgésico y le dio una receta de 20 cápsulas de Nembutal para usarse con el Hidrato de Cloral. El 4 de agosto Marilyn se quedó en casa, desempacando cosas que había ordenado para la boda. En la tarde, recibió una visita del Dr. Greeson, quien la dejó a las 9 pm. Marilyn estuvo platicando por teléfono con varios amigos durante el resto de la noche. Cuando no pudo contestar una llamada, el que la había llamado se alarmó y le avisó a su abogado Milton Rudin. Fue el Dr. Greeson quien acompañado de Rudin, encontró a la actriz muerta a media noche.
 




La alta cantidad de sodio pentobarbital (Nembutal) encontrado en su hígado fue prácticamente dos veces mayor que el nivel de la sangre, y la concentración del Hidrato de Cloral en su sangre fue mayor que la de Nembutal. No había señales de ningún tipo de narcóticos ni en su estómago ni el duodeno, pero el colon estaba congestionado y tenía un color púrpura, lo que sugiere la administración rectal de Hidrato de Cloral y Barbitúricos. Es probable que la muerte de Marilyn Monroe, causada por una sobredosis de narcóticos prescritos, haya sido accidental. Uno no puede evadir la siguiente conclusión: su endometriosis fue un factor determinante en su dependencia a las drogas, lo que hizo su muerte accidental predecible.
 
Los anticonceptivos orales aparecieron en 1960 y podían haber sido usados para suprimir sus menstruaciones como tratamiento para la endometriosis, pero no hay registro de que esto se haya intentado para Ms. Monroe. De hecho, hubiera sido muy inusual para los médicos tratarla prescribiéndole la píldora para este propósito porque para entonces no se habían realizado estudios sobre el uso de los anticonceptivos orales para tratar la endometriosis. Y por supuesto, era un período de su vida en donde ella deseaba tener un bebé. También se creía, en esos primeros años de la píldora, que su uso podía hacer decrecer la fertilidad.
 
No fue la endometriosis la que se llevó la vida de Marilyn Monroe, pero fue la endometriosis la que contribuyó sustancialmente a su enorme sufrimiento físico y mental (que la condujo a su dependencia a los analgésicos), lo que finalmente la mató.
Marilyn Monroe (1926-1962)
Elsimar Mcoutinho con Sheldon J. Segal 1999

Traducción: Amaranta Arcadia