miércoles, 7 de agosto de 2013

COSAS QUE DETESTO

Odio las gasolineras, es un infierno como otro cualquiera. En los aeropuertos, sin embargo no existen. No me gusta su diseño, ni las tiendas que tienen llenas de comida de astronautas con sabores plastificados. Además, en los baños de las gasolineras, casi nunca hay papel. Las gasolineras son un poco como la vida, te dan combustible para seguir pero no hay ningún extra, hay que seguir buscando por el camino.