viernes, 9 de agosto de 2013

RAREZAS



Isabel se siente muy poco especial por eso la gente con manías le resulta encantadora. Suele copiar taras de los demás. Allá donde ve un atisbo de genial locura, va ella y se lo lleva consigo. De este modo copió la manía de su amigo Carlos de encender el secador antes de dormir (pues el sonido metálico le relaja), de Fernando ordenar sus cactus en fila india en el sillón,  de Claudia se guardó que siempre tenía que ir vestida con los tonos de la esvástica: rojo, negro y blanco. Ésta última manía le ha provocado verdaderas obsesiones  y ha llegado a comprarse fulares rojos y pendientes por el camino para llegar impecable a algún sitio en el que no le suele esperar nadie. Una vez consiguió que le abrieran una tienda a las nueve y media de la noche y todo. Como le gusta el color rojo, se hizo de Vodafone; por su color y por su positivo slogan… ¡Vive la vida, vive Vodafone! No le dan muchos besos pero suele dejar su huella dactilar y un boquete jodedor en los productos cosméticos ajenos. Esta última manía, no sabe decir exactamente a quien se la ha copiado pero piensa que su futura pareja tiene que ser, sin duda, amante de dicha práctica.