lunes, 11 de noviembre de 2013

IMPACIENCIA



Soy una vehemente. no puedo esperar y no existe en mí la tranquilidad. No puedo arrodillarme delante del tiempo. No quiero. Haga lo que haga, nunca puedo esperar en ningún momento. Ya ni puedo decir que tengo la edad de la guerra y las armas no he sido capaz de encontrarlas. No me sirve de nada ni la calma ni la paciencia. Nada llega a su hora. Me gusta la sensación del agotamiento. Mientras, no puedo esperar lo que deseo con tanta fuerza.