jueves, 9 de enero de 2014

CONCLUSIÓN

Siempre que quedo contigo
me acuerdo de que tengo
 un poema para ti guardado
 en un vestido que no me pongo 
 porque me sienta fatal.