sábado, 18 de abril de 2015

MEDIDAS ERRÓNEAS



Sin venir a cuento sacó un metro y midiendo la extensión de sus caderas afirmó de manera contundente: “todavía te puedes torcer, todavía puedes sentir muchos sentimientos nuevos”. Subió la montura de sus gafas que había resbalado a lo largo de su pequeña nariz y siguió con su discurso.

─ Tienes unas medidas perfectas para encontrar la felicidad, pero sólo la hallarás sola. Al tocar tu cintura  he encontrado  muchos metros de oscuridad pasada, no obstante hay algunos centímetros de luminosidad futura.


¿Y por qué mi oscuridad se mide en metros y mi luminosidad en centímetros?